El ozono es un potente oxidante y constituye un eficaz y económico procedimiento de limpieza respetuoso con el medio ambiente. Es el desinfectante y esterilizante natural más potente que existe, usado desde hace décadas, superando a la lejía u otros productos dorados, por sus propiedades fungicidas. Por ello, estudios científicos demuestran que elimina más del 99% de los virus en pocos minutos en espacios de 80 m2 a 180 m2.
La efectividad de cada molécula de ozono (O3), compuesta por tres átomos de oxígeno, hace que los tratamientos de ozonización abaraten los costes y existen el uso de productos químicos, logrando una limpieza de mayor profundidad y segura.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce al ozono como el
desinfectante más eficiente contra todo tipo de microorganismos.
Según decía Louis Pasteur: “El ozono al contacto con el aire quema los microbios y toxinas, por lo que previene la mayoría de nuestras enfermedades”.
Los hay de diferentes potencias dependiendo de la superficie a limpiar y de su tamaño en m2. Por lo que no representa riesgo alguno para la salud, ni para el medio ambiente, y siempre que se haga un uso adecuado del equipo y se sigan las recomendaciones del profesional. Los hay para diferentes necesidades, sobre todo dependiendo de la superficie a limpiar y de su tamaño en m2, además de poder incorporarles diferentes accesorios para otros usos de desinfección, como el textil.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar